a estas palabras: <<Señor, con misericordia...>>, fue rodeado por una luz sumamente brillante y por una multitud infinita de ángeles, los cuales decían: <<Bendito sea Dios>>. El ángel Gabriel le presentó, como si fuera un espejo reluciente, un libro, el cual descendió entrando al corazón de Jesús, y en él estaba el conocimiento de los que Dios hizo y dijo, y lo que Dios quería, en tal forma que todo le fue claramente expuesto; como él me lo dijo: <<Créeme, Bernabé, que yo conozco a todos lo Profetas con todas sus profecías, tanto que todo lo que yo digo ha salido de ese libro>>.

Jesús, habiendo recibido esta visión, y sabiendo que él era un Profeta enviado a la casa de Israel, dio a conocer todo ello a María su madre, diciéndole que era necesario que él sufriese gran persecución por la causa de Dios, y que ya no podía seguir viviendo con ella sirviéndola. Entonces, habiendo oído esto, María contestó: <<hijo, cuando naciste todo esto me fue anunciado; así que bendito sea el santo nombre de Dios>>, Jesús partió por tanto ese día dejando a su madre, para atender a su misión profética.

11.    JESUS CURA MILAGROSAMENTE A UN LEPROSO, Y ENTRA A JERUSALEN

Jesús, al descender de la montaña para entrar a Jerusalén, se encontró a un leproso, el cual, por inspiración divina, supo que Jesús era un Profeta. Por tanto, con lágrimas le rogó, diciendo: <<Jesús, hijo de David, ten piedad de mí>>. Jesús respondió: <<¿Qué deseas, hermano, que yo haga para tú?>>.

El leproso respondió: <<Señor, dame salud>>. Jesús lo respondió, diciendo: <<En verdad eres tonto; ruégale a Dios, Quien te creó, y El te dará salud; ya que yo soy un hombre como tú>>. El leproso contestó: <<Yo sé que tú, señor, eres un hombre, pero un santo del Señor. Por ello, rézale tú Dios, y El me dará la salud>>. Entonces Jesús, suspirando, dijo: <<Señor Dios Todopoderoso, por el amor a Tus santos Profetas, dále la salud a este hombre enfermo>>. Entonces, habiendo dicho esto, dijo él, tocando a l hombre enfermo con sus manos en el nombre de Dios: <<¡Oh hermano, recibe tu salud!>>. Y cuando él hubo dicho esto, el leproso fue sanado, tanto que la carne le quedó limpia como la de un niño. Viendo él que había sido sanado, el leproso, con voz fuerte, gritó: <<Venid aquí, Israel, a recibir al Profeta que Dios te envía>>. Jesús le rogó, diciendo: <<Hermano, no te apresures, no digas nada>>, pero entre más le rogaba, más gritaba él, diciendo: <<Ved al Profeta!, ¡ved al santo de Dios!>>. Y a estas palabras muchos que salían de Jerusalén se regresaron, y entraron con Jesús a Jerusalén, recontando lo que Dios, a través de Jesús, había hecho al leproso.

12.    PRIMER SERMON DE JESUS DIRIGIDO A LAS GENTES; MARAVILLOSO EN DOCTRINA ACERCA DEL NOMBRE DE DIOS.

La ciudad entera de Jerusalén se conmoción por estas palabras, así que todos corrieron juntos hacia el templo para ver a Jesús, el cual entrando allí a rezar, así que apenas cabían allí. Así que los sacerdotes le solicitaron a Jesús: <<Estas gentes desean verte y escucharte; por tanto, sube al pináculo, y si Dios te da una palabra, dile en el nombre del Señor>>.

Entonces subió Jesús al lugar desde el cual solían hablar los escribas. Y habiendo ordenado silencio con la mano, abrió la boca, y dijo: <<Bendito sea el santo nombre de Dios, Quién, por Su Bondad, quiso crear a Sus criaturas para que lo glorificasen. Bendito sea el santo nombre de enviarlos para la salvación del mundo, como habló El a través de Su siervo, David, diciendo: "Antes que a Lucifer Yo te creé a ti a en la brillantez de los santos". Bendito sea el santo nombre de Dios, Quien creo a los ángeles para que le obedecieran. Y bendito sea Dios. Quién castigó y reprobó a

265