Entonces el ángel Gabriel le mostró un cordero, el cual ofreció Jesús en sacrificio, alabando y bendiciendo a Dios, El cual es Glorioso por siempre.

14.    DESPUES DE AYUNAR 40 DIAS, JESUS ESCOGE A LOS DOCE APOSTELES

Jesús descendió del monte, y pasó de noche, solo, al otro lado del Jordán, y ayunó 40 días y 40 noches, sin comer nada día y noche, suplicando continuamente al Señor por la salvación de Su pueblo, al cual él había sido enviado por Dios. Y cuando hubieron pasados los 40 días, él estaba hambriento. Entonces se le apareció Satanás, y lo tentó con muchas palabras, pero Jesús lo expulsó por el poder de las palabras de Dios. Habiendo partido Satanás, vinieron los ángeles y le administraron a Jesús todo lo que el necesitaba.

Jesús, habiendo regresado a la región de Jerusalén, fue encontrado otra vez por las gentes con alegría sumamente grande, y ellos le rogaron que se quedara a vivir con ellos: ya que sus palabras, no eran como las de los escribas, sino que tenían poder, ya que tocaban al corazón.

Jesús, al ver que la multitud de quienes habían regresado al buen camino era grande, caminado en la Ley de Dios, subió a la montaña, y pasó toda la noche en oración, y cuando llegó el día descendió él de la montaña, y escogió a doce, a quienes él llamó apóstoles, entre los cuales está Judas, el cual fue crucificado. Sus nombres son: Andrés y Pedro, su hermano, pescadores; Bernabé, quien escribe esto, con Mateo el publicano, que se sentaba en el puesto de la aduana; Juan y Santiago, hijos de Zebedeo; Tadeo y Judas; Bartolomé y Felipe; Santiago, y Judas Iscariote, el traidor. A éstos reveló él siempre los secretos divinos, pero el Iscariote Judás, él lo hizo su administrador de todo lo que era dado en caridad, pero Judas robada la décima parte de todo.

15.    MILAGRO OBRADO POR JESUS EN UNA BODA, TRANSFORMANDO EL AGUA EN UNA BEBIDA DELICIOSA

Cuando se aproximaba la fiesta de los Tabernáculos, cierto hombre rico invitó a Jesús con sus discípulos y su madre a una boda, Jesús fue entonces, y cuando ellos celebraban, se acabó el vino. Su madre le dijo a Jesús: <<Ya no tienen vino>>. Jesús respondió: <<Y a mí qué me importa, madre mía>>. Su madre ordenó a los sirvientes que obedecieran lo que Jesús le sindicase. habían allí seis recipientes para agua para que las gentes se purificases, según la costumbre de Israel, para la oración, Jesús dijo: <<Llenad estos recipientes con agua>>. Los sirvientes así lo hicieron. Jesús le dijo: <<En el nombre de Dios, dádles de beber a los que están festejando>>. Los sirvientes entonces le dieron al maestro de ceremonias, para que probara, el cual los reprendió diciendo: <<Oh siervos, indignos, ¿por qué habeís guardado hasta ahora la mejor bebida?>>, ya que él no sabía nada de lo que Jesús había hecho.

Los sirvientes respondieron:<<Oh señor, hay aquí un hombre santo de Dios, ya que él ha transformado el agua en esta bebida>>. El maestro de ceremonias pensó que los sirvientes estaban borrachos; pero los que estaban sentados cerca de Jesús, habiendo visto todo lo sucedido, se levantaron de la mesa y le rindieron homenaje, diciendo: <<En verdad tú eres un santo de Dios, un verdadero Profeta, enviado por Dios a nosotros>>.

Entonces sus discípulos creyeron en él, y muchos regresaron su s corazones hacia el bien, diciendo: <<Alabado ser Dios, Quien tiene piedad de Israel, y visita la casa de Judá con amor, y bendito sea Su santo Nombre>>.


267