Abrahán contestó: "Padre, si los Dioses ayudan hacer hombres, ¿cómo puede ser que el hombre haga a los Dioses? Y si los Dioses están hechos de madera, es un gran pecado quemar madera. Pro díme, padre, ¿cómo es cuando tú has hecho tantos Dioses, los Dioses no te han ayudado a hacer otros tantos hijos que pudieran hacerte el hombre más poderoso del mundo?".

El padre estaba fuera de sí, oyendo hablar así a su hijo. El hijo siguió: "Padre, ¿estuvo el mundo alguna vez sin hombres?".

"Sí", respondió el hombre, "¿por qué?". "Porque", dijo Abrahán, "quisiera saber quién hizo al primer Dios".

"¡Ahora véte de mi casa", dijo el viejo, "y déjame hacer este Dios rápidamente, y no me hables; ya que, cuando tienes hambre tú deseas pan y no palabras".

Dijo Abrahán: "¡Un buen Dios, ciertamente, al que tú cortas como deseas, y él no se defiende!".

Entonces el anciano se enojó, y dijo: "Todo el mundo dice que es un Dios, y tú, muchacho loco, dices que no los es. ¡Por mis Dioses, si fueras un hombre te mataría!". Y habiendo dicho esto, le dio golpes y puntapiés a Abrahán, y lo saco de la casa, correteándolo>>.

27.    EN ESTE CAPÍTULO SE VE CLARAMENTE LO IMPROPIA QUE ES LA RISA EN LOS HOMBRES, Y  TAMBIEN SE VE LA PRUDENCIA DE ABRAHAM

Los discípulos se rieron de la locura del viejo, y se asombraron por la prudencia de Abrahán. Pero Jesús los reprendió, diciendo: <<Habéis olvidado las palabras del Profeta, que dicen: "La risa actual es el heraldo del llanto por venir", y además. "No debes ir donde hay risa, sino sientáte con los que lloran, ya que esta vida pasa en miserias">>. Entonces dijo Jesús: <<En el tiempo de Moisés, ¿no sabéis que por reírse y burlarse de los demás Dios convirtió a muchos hombres de Egipto en bestias oDiosas? Tened cuidado y no os riáis de alguien, por cualquier razón, ya que seguramente lloréis por ello>>.

Los discípulos respondieron: <<Nos reímos de la locura del viejo>>. Entonces dijo Jesús: <<En verdad os digo, cada uno ama a su cada cual, y en ello encuentra gusto. Por lo tanto, si no estuvieseis locos no os reiríais de la locura>>. Ellos contestaron: <<que Dios tenga piedad de Nosotros>>. Dijo Jesús: <<Así sea>>.

Entonces dijo Felipe: <<Oh maestro, ¿cómo fue que el padre de Abrahán quiso quemar a su hijo?>>.

Jesús respondió: <<Un día, habiendo llegado Abrahán a la edad de 12 años, le dijo su padre: "Mañana es el festival de todos los Dioses; por lo tanto iremos al gran templo y le llevaremos un regalo a mi Dios, el gran Baal. Y tú escogerás para ti un Dios, ya que estas en edad de tener un Dios".

Abraham respondió con sarcasmo: "De buena gana, oh padre mío". Y así en la mañana fueron ellos antes que todos los demás al templo. Pero Abrahán llevaba escondida bajo su túnica una hacha. Entonces, habiendo entrado al templo, al incrementarse la multitud, Abrahán se escondió detrás de un ídolo en una parte oscura del templo. Su padre, cuando partió, creyó que Abrahán se había ido antes que él a casa, así que no se quedó a buscarlo.




277