Dios no come, como dijo El por Su siervo David el Profeta: "¿He de comer entonces la carne de toros y beber la sangre de ovejas? Ofrecedme el sacrificio de la alabanza, y ofrecedme vuestros votos; ya que si Yo estuviese hambriento Yo no os pediría nada, viendo que todas las cosas están en Mis manos , y la abundancia del Paraíso está conmigo". ¡Hipócritas!, vosotros hacéis esto para llenad vuestro bolsillo, y por lo tanto vosotros taxáis la ruda y la menta. ¡Oh miserables!, ya que a los demás les mostraís el camino claro, por el cual no iréis.

Vosotros, escribas y doctores, imponéis sobre los hombres de los demás cargas de peso insoportable, pero vosotros mismos, mientras tanto, no estáis dispuestos a moverlas con uno de vuestros dedos.

En verdad os digo, que todo mal ha entrado al mundo bajo el pretexto de los mayores. Decidme, ¿quién hizo que la idolatría entrara al mundo, si no fue el uso de los mayores? ya que hubo un rey que amaba excesivamente a su padre, cuyo nombre era Baal. Entonces, cuando el padre murió, su hijo para su propio consuelo, mandó hacer una imagen como su padre, y la colocó en la plaza de mercado de la ciudad. E hizo un decreto de que todo el que se acercara a herirlo. De aquí que los malvados, por razón del beneficio que ellos recibían de ello, empezaron a ofrecerle a la estatua rosas y flores, y en poco tiempo las ofrendas fueron dinero y alimentos, tanto que ellos la llamaron Dios, para orarlo. Esa cosa de costumbre fue transformada en ley, tanto que l ídolo de Baal se extendió por todo el mundo; y cuánto lamenta Dios esto, a través del Profeta Isaías, diciendo: "Verdaderamente esta gente me adora en vano, ya que ellos han anulado Mi ley dada a ellos por Mi siervo Moisés, y siguen las tradiciones de sus mayores".

Verdaderamente os digo, que compran con las manos sucias no contamina a un hombre, ya que aquello que entra al hombre no contamina al hombre, sino que lo que sale del hombre contamina al hombre>>.

Entonces dijo uno de los escribas: <<Si comemos puerco, u otras carnes impuras, ¿no contaminarán ella mi conciencia?>>.

Jesús respondió: <<La desobediencia no entrarán en el hombre, sino que saldrá de él, de su corazón; y por lo tanto, él será contaminado cuando como alimentos prohibidos>>.

Entonces dijo uno de los doctores: <<Maestro, has hablado mucho contra la idolatría como si el pueblo de Israel tuviese ídolos, y así has sido injusto con nosotros>>.

Jesús contesto: <<Yo sé bien que en Israel hoy no hay estatuas de madera; pero hay estatuas de carne>>.

Entonces dijeron todos los escribas con ira: <<¿Y así somos nosotros idólatras?>>."Amarás al Señor tu Dios con toda tu alma, y con todo tu corazón, y con toda tu mente". ¿Es esto cierto?>>. dijo Jesús.

<<Es cierto>>, respondieron todos.

CAPÍTULO 33

Entonces dijo Jesús: <<Verdaderamente todo lo que un hombre ama, por lo cual él deja todo excepto eso, es su Dios. Y así el fornicador tiene a la prostituta como ídolo, el glotón y el borracho tiene a su propia carne como ídolo, y el avaro tiene a la plata y al oro como ídolos suyos, y así similarmente todo otro pecador>>.



281