dicho esto, Dios hablará, diciendo: "Todo lo que he hecho ahora, lo he hecho para que todos sepan cuánto te amo". Y cuando El haya hablado así, Dios le dará a Su Mensajero un libro, en el cual están escritos todos los nombres de los elegidos de Dios. Entonces cada criatura hará reverencia a Dios, diciendo: "A ti solamente, oh Dios, sean dadas la Gloria y el Honor, porque Tú nos diste a Tu Mensajero".

CAPÍTULO 56

Dios abrirá el libro en la mano de su Mensajero y su Mensajero leyendo de ello, llamará a todos los Ángeles y Profetas y todos los elegidos y en la frente de cada uno estará escrito la marca del Mensajero de Dios. Y en el libro estará escrito la gloria del paraíso.
Entonces cada uno pasará a mano derecha de Dios al lado de quien se sentará el Mensajero de Dios y los Profetas se sentarán cerca de él y los santos se sentarán de los Profetas y los bendecidos cerca de los santos y el ángel entonces sonará la trompeta y llamará a Satanás a juicio.

CAPÍTULO 57.

Entonces esa miserable criatura vendrá, y con la mayor pasión será acusado por cada criatura. Entonces Dios llamará al ángel Miguel, quien lo golpeará 100.000 veces con la espada de Dios. El golpeará a Satanás, y cada golpe será tan pesado como diez infiernos, y Satanás, y ellos similarmente serán acusados e insultados. Entonces al ángel Miguel, por orden de Dios, golpeará a algunos 100 veces, a algunos 20, a algunos diez, a algunos cinco. Y entonces descenderán ellos al abismo, ya que Dios les dirá: "El infierno es vuestra morada, oh malditos".

Después de eso serán llamados al juicio todos los infieles pecadores, contra quienes se levantarán primero todas las criaturas inferiores al hombre, dando testimonio ante Dios contra ellos; entonces ellos serán condenados por Dios a las llamas infernales. En verdad os digo, que la camisa de pelo brillará como el sol, y cada piojo que un hombre haya portado por amor a Dios se convertirá en perla. Oh, tres y cuatro veces benditos sean los pobres, quienes en verdadera pobreza hayan servido a Dios desde el corazón, ya que en este mundo ellos están destituidos de preocupaciones mundanas, y por lo tanto estarán libres de muchos pecados, y en ese día ellos no tendrán que rendir cuentas de cómo gastaron las riquezas del mundo, sino que ellos serán recompensados por su paciencia y su pobreza. Verdaderamente os digo, que si el mundo supiera esto escogería las camisas de pelo antes que la púrpura, los piojos antes que el oro, los ayunos en lugar de los banquetes.

Cuando todos hayan sido examinados, Dios dirá a Su Mensajero: "Mira, Oh amigo Mío, su maldad, cuán grande fue, ya que  Yo, el Creador de ellos puse todas las cosas creadas a su servicio y en todas las cosas ellos me deshonraron. Es más justo, por lo tanto, que Yo no tenga piedad de ellos ". El Mensajero de Dios responderá: "Es verdad, Señor, nuestro Glorioso Dios, ninguno de Tus amigos y siervos podría pedirte que tengas misericordia de ellos; no, yo, Tu siervo, antes que todos pido justicia contra ellos!.
Y habiendo dicho él estas palabras, todos los ángeles y Profetas, con todos los elegidos de  Dios – no ¿por qué digo yo los elegidos? – en verdad os digo, que las arañas y las moscas, las piedras y la arena gritarán contra los impíos, y demandarán justicia.

Entonces Dios hará regresar a la Tierra a cada ser viviente inferior al hombre, y enviará a los impíos al Infierno, los cuales, yendo allí, verán otra vez esa Tierra, a la cual serán devueltos los perros y caballos y otros animales viles. Entonces ellos dirán: "oh Señor Dios, haznos regresar también a esa Tierra". Pero eso que ellos piden no les será concedido".


297