CAPÍTULO 58.

Mientras Jesús hablaba los discípulos lloraban amargamente. Y Jesús lloró con muchas lágrimas. Entonces después de que él hubo llorado, habló Juan: "Oh maestro, dos cosas deseamos saber. Una es, cómo es posible que el Mensajero de Dios, quien está lleno de misericordia y piedad, no vaya a tener piedad de los réprobos ese día, viendo que ellos son del mismo barro que él. La otra es, cómo debe entenderse que la espada de Miguel sea pesada como diez infiernos; ¿ es que, entonces, hay más de un infierno?". Jesús respondió: ¿"No habéis oído lo que dijo David el Profeta, de cómo los justos se reirán de la destrucción de los pecadores, y entonces los humillarán con estas palabras, diciendo: Yo vi al hombre que puso su esperanza en su fuerza y sus riquezas, y olvidó a Dios"?. Verdaderamente, por lo tanto, os digo yo, que Abraham se burlará de su padre, y Adán se burlará de todos los pecadores; y esto será porque los elegidos serán resucitados tan perfectos y cercanos a Dios que ellos no concebirán en su mente el mínimo pensamiento contra Su Justicia; por lo tanto, cada uno de ellos demandará justicia, y sobre todo el Mensajero de Dios. Como que Dios vive, ante Cuya Presencia yo comparezco, aunque ahora yo lloro por lástima a la Humanidad, en ese día yo demandaré justicia sin misericordia contra aquellos que desprecien mis palabras, y más todavía contra quienes contaminen mi evangelio.

CAPÍTULO 59.

El infierno es uno, oh mis discípulos, y en él los condenados sufrirán castigos eternamente. Sin embargo él tiene siete cámaras o regiones, una más profunda que la otra, y el que vaya a la más profunda sufrirá el mayor castigo. Entonces son mis palabras ciertas en cuanto a la espada del ángel Miguel, ya que el que cometa sólo un pecado merecerá el Infierno, y el que haya cometido dos pecados merecerá dos infiernos. Por lo tanto en un infierno los pecadores sufrirán castigos como si estuvieran en diez, ó en 100 ó en 1.000; y el Dios Omnipotente, por Su Poder y por razón de Su Justicia, hará que Satanás sufra como si estuviera en diez veces 100.000 infiernos, y al resto, cada uno según su maldad".

Entonces respondió Pedro; "Oh maestro, ciertamente la Justicia de Dios es grande, y hoy este discurso te ha puesto triste; por lo tanto, te ruego, descansa y dinos mañana cómo es el infierno".

Jesús contestó: "Oh Pedro, tú me dices que descanse; oh Pedro, no sabes lo que dices, pues de ser así no hablarías de esa manera. Verdaderamente os digo, que el descanso en esta vida es el veneno de la piedad y el fuego que consume toda buena obra. ¿Habéis olvidado cómo Salomón, el Profeta de Dios, con todos los Profetas, reprobó la pereza? Cierto es que él dijo: "El perezoso no trabajará el suelo por temor al frío, ¡Así que en el verano él mendigará"!. Luego él dijo: "Todo lo que vuestra mano pueda hacer, hacedlo sin descanso". ¿Y qué dijo Job, el más inocente amigo de Dios"? dijo: "Como el ave nació para volar, el hombre nació para trabajar". Verdaderamente os digo, que yo odio el descanso por encima de todas las cosas.

CAPÍTULO 60

El infierno es uno, y es contrario al Paraíso, como el invierno es lo contrario del verano, y el calor al frío. Por lo tanto quien quiera describir la miseria del infierno debe haber visto las delicias del Paraíso de Dios.

Oh lugar maldito por la Justicia de Dios para la condena de los infieles y los réprobos, del cual dijo Job, el amigo de Dios: "No hay orden allí, ¡sino temor eterno!". E Isaías el Profeta contra los pecadores, dijo: "Sus llamas no serán extinguidas ni sus gusanos mueren". Y David nuestro padre, llorando, dijo: "Entonces lloverán sobre ellos rayos y centellas, y piedras candentes y gran

298