persiguen y te golpean mucho; porque, oh hombre, porque entre más que por tus pecados seas insultado y perseguido en esta vida, menos lo serás en el Día del Juicio, pero dime, oh hombre, si los santos  y Profetas de Dios han sido perseguidos y difamados por el mundo aun cuando ellos eran inocentes, ¿qué te harán a ti oh, pecador?, y si ellos soportaron todo con paciencia, rezando por sus perseguidores, ¿qué te harán a ti, oh pecador?, y si ellos soportaron todo con paciencia, rezando por sus perseguidores, ¿qué deberías hacer tu, oh hombre, que eres digno del infierno? Decidme, oh discípulos míos, ¿no sabéis que Shimei maldijo al siervo de Dios, el Profeta David, y le arrojó piedras? Ahora, ¿Qué les dijo David a aquellos que querían matar a Shimei?. ¿" Qué te importa, oh Joab, que quieres matar a Shimei? Déjalo que me maldiga, ya que ésta es la voluntad de Dios, Quien convertirá esta maldición en una bendición".

Y así fue; ya que Dios vi la paciencia de David y liberó la persecución de su propio hijo, Absalón.

Ciertamente ni una hoja se agita sin la voluntad de Dios. Entonces, cuando estés en tribulación no pienses lo mucho que tú has soportado, ni en el que te aflige; sino considera cuánto, por tus pecados, mereces recibir a manos de los demonios del infierno. Vosotros estáis enojados con esta ciudad porque no nos recibirá, ni nos vende pan. Decidme, ¿son estas gentes vuestros esclavos? ¿les habéis dado vosotros esta ciudad? ¿les habéis dado vosotros su grano? ¿O les habéis ayudado a cosecharlo? Seguramente no; ya que vosotros sois extranjeros en esta tierra y hombres pobres. ¿Qué cosa es entonces ésta que decís?".Los dos discípulos respondieron: "Señor, hemos pecado; Que Dios tenga misericordia de nosotros".Y Jesús respondió: "Así sea".

CAPÍTULO 65.

La Pascua se acercó, por lo que Jesús, con sus discípulos, subió a Jerusalén. Y él fue al estanque llamado "Probático". Y el baño se llamaba así porque el ángel de Dios cada día agitaba el agua, y quien entrase primero al agua después de su movimiento era sanado de todo tipo de enfermedad. Por lo tanto un gran número de personas enfermas permanecían junto al estanque, el cual tenía cinco porciones. Y Jesús vio allí a un hombre paralítico, el cual había estado allí 38 años, enfermo de una grave enfermedad. Entonces Jesús, sabiendo esto por inspiración divina, tuvo compasión del hombre enfermo, y le dijo: "Deseas ser sanado?".

El hombre inválido respondió;: "Señor, no tengo a nadie que me meta al estanque cuando el ángel agita el agua, pero mientras trato de entrar otro avanza antes que yo y entra allí".

Entonces Jesús levantó la vista hacia el cielo y dijo: "Señor Dios nuestro, Dios de nuestros padres, ten piedad de este hombre inválido".Y habiendo dicho esto, Jesús dijo: " En el nombre de Dios, hermano, sé curado; levántate y toma tu camilla".

Entonces el paralítico se levantó, alabando a Dios, y cargó su camilla sobre sus hombros y se fue a su casa alabando a Dios.

Los que lo vieron gritaron: "Es el día sábado; no es lícito para ti cargar tu cama".El respondió: "El que me curó me dijo: "levanta tu camilla, y vete a tu casa".Entonces le preguntaron ellos: "Quién es él?".El contestó: "No sé su nombre".Entonces, entre ellos dijeron: "Debe haber sido Jesús el Nazareno". Otros decían: "No, ya que él es un santo de Dios, mientras que el que ha hecho esta cosa es un hombre malvado, ya que él hace que se rompa el sábado".Y Jesús entró en al templo, y una gran multitud se acercó a él a escuchar sus palabras; por lo que los sacerdotes se consumían de envidia.


301