así le rogué por este hombre enfermo, y estoy seguro que Dios oyó mi suplica. Por lo tanto, para que podáis conocer la verdad, yo digo a este hombre enfermo: En el nombre del Dios de nuestros padres, el Dios de Abraham y sus hijos, ¡levántate curado!". Y cuando Jesús hubo dicho esto, el hombre enfermo se levantó curado; y glorificó a Dios.

Entonces las gentes del pueblo rogaron a Jesús que implorase a Dios a favor de los enfermos que estaban parados afuera. Por lo tanto Jesús salió hacia ellos, y habiendo levantado sus manos, dijo: "Señor Dios de los ejércitos, el Dios Vivo, el Dios Santo que nunca morirá: ¡ten misericordia de ellos!". Entonces todos respondieron "Amén". Y habiendo dicho esto, Jesús puso sus manos sobre los enfermos y todos ellos recibieron salud.

Por lo tanto ellos glorificaron a Dios, diciendo, "Dios nos ha visitado por mediación de Su Profeta, y un gran Profeta nos ha enviado Dios".

CAPÍTULO 72.

En la noche Jesús habló en privado con sus discípulos, diciendo: "Verdaderamente os digo que Satanás desea cribaros como trigo; pero yo he rogado a Dios por vosotros, y sólo perecerá de vosotros el que me tienda trampas". Y esto él lo dijo por Judas, ya que el ángel Gabriel le dijo cómo Judas tenía tratos con los sacerdotes y les reportaba todo lo que Jesús decía.

Con lágrimas se acercó a Jesús el que esto escribe, diciendo: "Oh, maestro, dime, ¿quién es el que te traicionará?". Jesús respondió: "Oh Bernabé, ésta no es la hora para que lo conozcas, pero pronto el malvado se revelará a sí mismo, ya que yo partiré del mundo".

Entonces lloraron los apóstoles diciendo: "Oh maestro, ¿entonces tú nos abandonarás?¡Sería mucho mejor que nosotros muriéramos antes que ser abandonados por ti!".

Jesús contestó: "Que vuestros corazones no se agiten, y no temáis: ya que yo no os he creado, ero Dios nuestro Creador que os creó os protegerá. En cuanto a mi, he venido al mundo a preparar el camino para el Mensajero de Dios el cual traerá la salvación al mundo- ¡Pero tened cuidado y no os dejéis engañar, ya que muchos falsos Profetas vendrán al mundo. ¡Pero tened cuidado y no os dejéis engañar ya que muchos Profetas vendrán, los cuales tomará mis palabras (para alterarlas) y contaminarán mi evangelio".

Entonces dijo Andrés: "Maestro dinos alguna señal, para que podamos conocerlo"
Jesús respondió: "El no vendrá en vuestro tiempo, sino que vendrá algunos años después de vosotros, cuando mi evangelio sea anulado, tanto que escasamente habrá 30 fieles. En ese tiempo Dios tendrá misericordia del mundo y así El enviará a su Mensajero, sobre cuya cabeza descansará una nube blanca, por lo cual será conocido como un elegido de Dios, y será manifestado por el mundo. El vendrá con gran poder contra los infieles y destruirá la idolatría y se sabrá que yo fui veraz; y él ejecutará la venganza contra aquellos que digan que yo soy mas que humano. Verdaderamente os digo que la luna le cuidará y velará el sueño en su niñez y cuando él sea adulto él la tomará en sus manos. Que el mundo se cuide y no lo vaya a rechazar ya que el matará a los idólatras, pues muchos mas fueron matados por Moisés, el siervo de Dios; y Josué, quienes no perdonaron las ciudades que fueron quemadas, y mataron a los niños ya que a una vieja herida uno le aplica fuego.

El vendrá con verdad más clara que la de todos los Profetas, y reprobará a quien use al mundo. Las torres de la ciudad de nuestro padre se saludarán unas a otras de alegría; y así cuando se vea que la idolatría cae al suelo y me confiesen como hombre igual que a los demás hombres, en verdad os digo que el Mensajero de Dios vendrá.

305