CAPÍTULO 73.

En verdad os digo, que si Satanás os probase para ver si sois amigos de Dios, ya que nadie asalta sus propias ciudades – si Satanás tuviese su voluntad sobre vosotros él os dejaría disfrutar vuestro placer; pero ya que él sabe que vosotros sois enemigos suyos, él hará toda violencia para haceros perecer. Pero no temáis, ya que él será contra vosotros como un perro que está encadenado, ya que Dios ha escuchado mi súplica".
Juan contestó: "oh maestro, no sólo pro nosotros, sino por quienes crean en el evangelio dinos cómo el antiguo tentador acecha al hombre".

Jesús respondió: "De cuatro formas tienta ese malvado. La primera es cuando él tienta por sí mismo, con pensamientos. La segunda es cuando él tienta por medio de palabras y obras a través de sus sirvientes; la tercera es cuando él tienta con falsa doctrina, la cuarta es cuando él tienta con falsas visiones. Ahora bien, qué cauteloso debería ser el hombre, y más aun ya que él tiene a su favor la carne del hombre, la cual ama al pecado tal como el que tiene fiebre ama al agua. Verdaderamente os digo, que si un hombre teme a Dios él tendrá victoria sobre todo como dijo David, su Profeta: "Dios le dará a Sus ángeles la encomienda de cuidarte a ti, y ellos cuidarán tus caminos, para que el demonio note haga tropezar. Mil caerán a tu izquierda y 10.000 a tu derecha, así que ellos no podrán acercarse a ti".

Además, nuestro Dios con gran amor nos prometió por medio del mismo David cuidarnos diciendo: "Yo te doy entendimiento, el cual te enseñará; y en tus caminos por donde tú camines. Yo haré a Mi Vista que descanse sobre ti".¿Pero qué diré? El dijo por medio de Isaías: "?Puede una madre olvidar al hijo de su vientre? Pero Yo te digo, que cuando ella olvide, Yo no te olvidaré?.

Decidme entonces, ¿quién temerá a Satanás, teniendo como guardianes a los ángeles y como protección al Dios Viviente?. No obstante, es necesario, como dijo el Profeta Salomón: Verdaderamente os digo, que el hombre debería hacer como el banquero que examina el dinero, examinando sus pensamientos, para que él no peque contra Dios su Creador.

CAPÍTULO 74.

Ha habido y hay en el mundo hombre que no consideran pecado los pensamientos; pero ellos están en el mayor error. Decidme, ¿cómo pecó Satanás? Es cierto que él pecó en el pensamiento de que él era más digno que el hombre. Salomón pecó al pensar en invitar a un festín a todas las criaturas de Dios, por lo que un pez lo corrigió comiéndose todo lo que él había preparado. Entonces, no sin causa, dijo David nuestro padre, que "ascender en el corazón de uno lo pone a uno en el valle de lágrimas". ¿Y por qué gritó Dios a través de Isaías Su Profeta, diciendo: "Llevaos vuestros malos pensamientos de ante Mis ojos? ¿Y por qué propósito dijo Salomón: "Con todo lo que guardas, guarda tu corazón"? como que Dios vive, ante Cuya Presencia comparece mi alma, todo se dice contra los malos pensamientos donde el pecado se comete, ya que sin pensar no es posible pecar. Ahora decidme, cuando el labrador planta la viña, ¿pone las plantas muy profundas? Seguramente sí. Igual hace Satanás, quien al plantar el pecado no se queda en el ojo o la oreja, sino que pasa al corazón, el cual es la morada de Dios. Como El dijo a través de Moisés Su siervo: "Yo viviré en ellos, para que ellos puedan caminar en Mi Ley". Ahora decidme, si el rey Herodes os diese a cuidar una casa en la cual él desease vivir, ¿permitirías a Pilato, su enemigo, entrar allí o poner allí a sus Dioses? Ciertamente no. Entonces, cuánto menos deberíais dejar a Satanás entrar en vuestro corazón, o poner allí sus pensamientos; viendo que nuestro Dios os ha dado en cuidado vuestro corazón, el cual es Su morada. Observad, por lo tanto, que el banquero se considera el dinero, si la imagen del César es correcta, si la plata es buena o falsa, y si tiene el peso debido: por lo tanto él lo multiplicará

306