Entonces temblaron los discípulos, ya que él habló con vehemencia de espíritu; y ellos dijeron: "Oh maestro, ¿qué haremos si cuando estamos haciendo oración un amigo viene a hablar con nosotros?".

Jesús respondió: "Dejadlo que espere y terminad la oración".Dijo Bartolomé: ¿"Pero qué pasará si él se ofende y se va cuando vea que no hablamos con él?".

Jesús respondió: "Si él se ofende, creedme que él no será un amigo vuestro ni un creyente, sino más bien un infiel y un compañero de Satanás. Decidme, si fuerais a hablar con el paje de Herodes, y lo hallaseis hablándole a Herodes en el oído, ¿os ofenderíais si el no os responde? Verdad que nó, es esto cierto?

Los discípulos respondieron: "Es ciertísimo".

Entonces dijo Jesús: "Verdaderamente os digo, que todo el que reza habla con Dios. ¿Es entonces correcto que dejéis de hablar con Dios para hablar con el hombre? ¿Es correcto que vuestro amigo se ofenda cuando lo hagáis esperar, él es un buen siervo del Demonio. Ya que esto desea el Demonio, que Dios sea olvidado y abandonado por el hombre. Como que Dios vive, en toda buena obra el que tema a Dios debe separarse de las obras del mundo, para no corromper y contaminar la buena obra."

CAPÍTULO 85.

"Cuando un hombre obra mal o habla mal, si uno va a corregirlo y a evitar esa obra, ¿ Qué hace ése?", dijo Jesús.

Los discípulos respondieron: "El hace bien, ya que él sirve a Dios, el Cual siempre procura evitar el mal, así como el sol que siempre busca ahuyentar las tinieblas".

Dijo Jesús: "Y yo os digo al contrario que cuando uno obra bien o habla bien, quienquiera que busque obstaculizarlo, bajo el pretexto de algo que no sea mejor, él sirve al Demonio. ¡Qué va!, él se vuelve compañero, ya que el Demonio no atiende sino a impedir toda cosa buena.Pero ¿qué os diré ahora? Os diré tal como dijo Salomón el Profeta, santo y amigo de Dios: "De mil que conozcas, uno es tu amigo".

Entonces dijo Mateo: "Entonces no seremos capaces de amar a nadie".Jesús respondió: " en verdad os digo que no es lícito para vosotros odiar a cualquier cosa excepto el pecado; tanto que ni siquiera podáis odiar a Satanás como criatura de Dios, y todo lo que Dios creó es bueno y perfecto. Por lo tanto el que odie a la criatura también odia al Creador. Pero el amigo es una cosa singular, que no se halla fácilmente, pero se pierde fácilmente. Como el amigo no soportará la contradicción contra aquel a quien él ama supremamente; cuidaos, sed cautelosos, y no escojáis como amigo a uno que no ama a quien vosotros amáis.

¿Sabéis vosotros lo que significa amigo? Amigo no significa otra cosa sino un médico del alma. Y así, tal como uno raramente encuentra un buen médico que conozca las enfermedades y entienda cómo aplicarles las medicinas a ellas, así también son escasos los amigos que conocen las fallas y saben cómo guiar hacia el bien. Pero aquí hay un mal: Que hay muchos que tienen amigos que no se dignan ver las faltas de su amigo; otros los excusan; otros los defienden bajo pretextos terrenales; y lo que es peor, hay amigos que invitan y ayudan a su amigo a errar, cuyo fin será como su villanía, cuidáos de no recibir a esos hombre como amigos, ya que en verdad ellos son enemigos y asesinos del alma.


313