En este maldito lugar habrá un castigo general, común a todos los centros, como la mezcla de varios granos para hacer una hogaza. Ya que el fuego, el hielo, la tormenta de truenos, relámpagos, azufre, frío, viento, frenesí, terror, serán todos unidos por la Justicia de Dios, y en tal manera que el frío no templará al calor ni el fuego al hielo, sino que cada uno dará tormento al miserable pecador.

CAPÍTULO 136

            En este lugar maldito vivirán los infieles eternamente; tanto que si el mundo estuviera lleno con granos de mijo, y un sólo pájaro una vez en cien años se llevase un solo grano para vaciar el mundo - si cuando estuviera vacío (fuera posible que) los infieles fueran a ir al Paraíso, ellos descansarían felices. Pero no hay esta esperanza, ya que su tormento no puede tener fin, ya que ellos no estuvieron dispuestos por amor de Dios a poner fin a su pecado.

            Pero los fieles tendrán consuelo, porque su tormento tendrá fin>>.

            Los discípulos se atemorizan al oír esto, y dijeron: <<Señor, ¿entonces los fieles deben entrar al infierno?>>.

            Jesús respondió: <<Todos, sean quienes sean, deben entrar al infierno. Es cierto, sin embargo, que los santos y Profetas de Dios irán allí para mirar, sin sufrir castigo alguno; y los justos, sólo sufriendo temor. ¿Y qué digo yo? Os digo que allí irá (incluso) el Mensajero de Dios,para contemplar la Justicia de Dios.  Entonces en Infierno arderá ante su presencia. Y ya que el tiene carne humana, todos los que tengan carne humana y estén siendo castigados, en tanto que el Mensajero de Dios permanezca allí para contemplar el infierno, durante ese tiempo estarán ellos sin castigo. Pero él permanecerá allí (solo) lo que toma cerrar y abrir los ojos.

            Y esto lo hará Dios para que toda creatura sepa que ella ha recibido  beneficio del Mensajero de Dios.

            Cuando el vaya allí todos los demonios gritarán, y tratarán de esconderse debajo de las brasas ardientes, diciendo unos a otros: "Volad, volad, que aquí viene Mohammed nuestro enemigo!". Al oír lo cual Satanás se golpeará la cara con ambas manos, y gritando dirá: "¡Tú eres más noble que yo, a mi pesar, y eso es injusto!".

            En cuanto a los fieles, los cuales son en 72 grados, aquellos de los últimos dos grados, los cuales hayan tenido la fe sin obras - uno entristeciéndose por las buenas obras, y el otro deleitándose en el mal - ellos vivirán en el infierno 70.000 años.

            Después de esos años vendrá al infierno el Angel Gabriel, y los oirá diciendo: "Oh Mohammed, donde están tus promesas hechas a nosotros, diciendo que quienes tengan tu fe no vivirán en el infierno eternamente?".

            Entonces el ángel de Dios regresará al Paraíso, y habiéndose acercado con reverencia al Mensajero de Dios le marrará lo que oyó. Entonces su Mensajero le hablará a Dios y dirá: "Señor, Dios mío, recuerda la promesa hecha a mí, Tu siervo, acerca de los que recibieron mi fe, de que ellos no vivirán eternamente en el Infierno".

            Dios responderá: "Pide lo que quieras, oh Mi amigo, ya que Yo te daré todo lo que pidas".



348