mismo fuese un hombre poderoso. Por lo tanto, habiendo perdido esta esperanza, él se dijo en su corazón: "Si este hombre fuera un Profeta, él sabría que yo robo su dinero; así que él perdería la paciencia y me expulsaría de su servicio, sabiendo que yo no creó en él. Y si él fuera un hombre sabio él no huiría del honor que Dios quiere darle. Por lo tanto sería mejor que yo haga arreglos con los jefes de los sacerdotes y con los escribas y fariseos, y vea cómo entregárselos en sus manos, ya que así podré obtener yo algo bueno". Entonces, habiendo hecho su resolución, él informó a los escribas y fariseos cómo había sucedido el asunto en Naím. Y ellos se aconsejaron con el sumo sacerdote, diciendo: "¿Qué haremos si este hombre se vuelve rey ? Ciertamente nos irá mal; ya que él está dispuesto a reformar la adoración a Dios según la antigua costumbre, ya que él no puede prescindir de nuestras tradiciones. Ahora, ¿cómo nos irá bajo la soberanía de ese hombre? Seguramente todos nosotros pereceremos con nuestros hijos: ya que siendo expulsados de nuestro puesto tendremos que mendigar nuestro pan.

            Nosotros ahora, alabado sea Dios, tenemos un rey y un gobernador que son ajenos a nuestra Ley, así como a nosotros no nos importa la de ellos. Y así nosotros podemos hacer lo que queremos; ya que incluso aunque pequemos, nuestro Dios es tan Misericordioso que él es aplacado con sacrificio y ayuno.  Pero si este hombre se vuelve rey él no será aplacado a nos ser que él vea la adoración de Dios según como lo escribió Moisés; y lo que es peor, él dijo que el Mesías no vendrá del linaje de David (como nos lo ha dicho uno de sus principales discípulos), no que dijo que él vendrá del linaje de Ismael y no en Isaac.

            ¿Cuál será entonces el fruto si se deja que este hombre viva ? Seguramente los ismaelitas se aliarán con los romanos, y éstos les darán nuestra tierra en posesión; y así Israel otra vez estará sujeto a la esclavitud como lo fue antes ".

            Por lo tanto, habiendo odio la propuesta, el sumo sacerdote dio respuesta de que él debía tratar con Herodes y con el gobernador, "porque las gentes están tan inclinadas hacia él que sin los soldados no seremos capaces de hacer nada; y quiera Dios que con los soldados podamos completar este asunto".

            Entonces, habiéndose aconsejado entre ellos, planearon atraparlo de noche, cuando el gobernador y Herodes hubieran estado de acuerdo.

CAPÍTULO 143

            Entonces, vinieron todos los discípulos a Damasco, por la Voluntad de Dios. Y ese día Judas el traidor, más que ninguno otro, manifestó haber sufrido mucha pena por la ausencia de Jesús. Por lo tanto Jesús le dijo: <<Que todo hombre se cuide de quien sin ocasión se esfuerza para darte señales de amor>>.

            Y Dios nos quitó el entendimiento, para que no pudiésemos saber con qué propósito dijo él esto.

            Después de la llegada de todos los discípulos, Jesús dijo: <<Regresemos a Galilea, porque así me lo ha dicho el ángel de Dios, que es necesario que yo vaya allí>>. Así que, un sábado en la mañana, Jesús llegó a Nazaret. Cuando los ciudadanos reconocieron a Jesús, todos quisieron verlo. Entonces un publicano, de nombre Zaqueo, que era de corta estatura, no siendo capaz de ver a Jesús por razón de la gran multitud, se trepo a un sicomoro, y allí espero a que pasara Jesús cuando fuera a la sinagoga. Jesús entonces, habiendo llegado a ese lugar, levantó la vista u dijo: <<Baja, Zaqueo, porqué hoy permaneceré en tú casa>>.


352