Y en verdad os digo, que quien tiene clara la luz de sus ojos vé todo claro, y saca luz incluso de la oscuridad misma; pero el ciego no. Así que yo digo que, si el hombre no hubiese pecado, ni yo ni tú habríamos conocido la Misericordia de Dios y Su Equidad. Y si Dios hubiese hecho al hombre incapaz de pecar él habría sido igual a Dios en eso; así que l Dios Bendito creó al hombre bueno y recto, pero libre para hacer lo que quisiese en cuanto a su propia vida y salvación o condenación>>.

            El doctor se asombró al oír esto y partío confundió.

CAPÍTULO 155

            Entonces el sumo sacerdote llamó en secreto a dos sacerdotes ancianos y los envió a Jesús, que había salido del Templo y estaba sentado en el ponche de Salomón, esperando para rezar la oración del mediodía. Y cerca de él tenía a sus discípulos con una gran multitud de gente.

            Los sacerdotes se acercaron a Jesús y dijeron: <<Maestro, ¿por qué el hombre comió grano y fruta? ¿Quería que él lo comiera, o no?>>. Y esto lo dijeron tentándolo; ya que si él dijera: <<Dios lo quería>>, ellos contestarían: <<¿Por qué lo prohibió El?>>, y si El decía: <<Dios no lo quiso>>, ellos dirían: <<Entonces el hombre tiene más poder que Dios, ya que él actúa contrario a la Voluntad de Dios>>.

            Jesús respondió: <<Vuestra pregunta es como un camino sobre una montaña, que tiene un precipicio a la derecha y uno a la izquierda: pero yo caminaré al darse cuenta que él conocía sus corazones.

            Entonces dijo Jesús: <<Todo hombre, ya que él tiene necesidad, hace todo para su propio uso. Pero Dios, Quien no tiene necesidad de cosa alguna, obra según Su Complacencia. Por lo tanto al crear al hombre El lo creó libre para que pudiese saber que Dios no tenía necesidad de él; por ejemplo, como hace un rey, quien para mostrar sus riquezas, y para que sus riquezas, y para que sus esclavos lo amen más, les da la libertad a sus esclavos.

            Dios, entonces, creó al hombre libre para que pudiese amar a su Creador mucho más y pudiese conocer Su Generosidad. Ya que aunque Dios es Omnipotente, al no tener necesidad del hombre, habiéndolo creado por Su Omnipotencia. El lo dejó libre por su Generosidad, de tal manera que él pudiese resistir el mal y hacer el bien. Porque aunque Dios tiene contradicción) para que, habiendo obrado Su Omnipotencia y Generosidad en el hombre, El no impediría el pecado en el hombre, yo digo, para que en el hombre pudiese obrar la Misericordia de Dios, y su Equidad. Y en señal de que digo la verdad, yo os digo que el sumo sacerdote, quien dijo: <<Este hombre tiene el demonio a su espalda, y él le cuanta doto: ya que él aspira a reinar sobre Israel; pero ya lo verá Dios>>.

CAPÍTULO 156

            Cuando hubo hecho la oración del mediodía, Jesús, al salir del Templo, encontró a un hombre (que era) ciego desde el vientre de su madre. Sus discípulos le preguntaron, diciendo: <<Maestro, ¿quién pecó en ese hombre, su padre o su madre, por lo que nació ciego?>>.

            Jesús respondió: <<Ni su padre ni su madre pecaron en él, sino que Dios lo creó así para testimonio del Evangelio>>. Y habiendo llamado al ciego yo juraría por ciego para que se levantara, él escupió en el suelo e hizo lodo y se lo puso sobre los ojos al ciego, y le dijo: <<¿Ve a la piscina de Siloam y lavate!>>.


362