Ahab respondió: "Hay uno solamente, y el es malo, ya que él siempre predica el mal acerca de mi y a él lo tengo en prisión". -Y esto él dijo, "Hay uno solamente", por que todos los que habían eran tantos como los que allí se encontraban habían sido matados por decreto de Ahab, así que los Profetas, tal como tú has dicho, oh maestro, habían huido a las cimas de la s montañas donde no vivían hombres.- "Entonces dijo Josafat: "Mandalo traer, y veamos que dice".

            Ahab por lo tanto ordenó que Miqueas, fuera traído, y éste vino con grilletes en sus pies, y su cara azorada como un hombre que vive entre la vida y la muerte.

            Ahab le preguntó, diciendo: Habla Miqueas, en el nombre de Dios. ¿Debemos ir contra los amonitas? ¿Entregará Dios sus ciudades en nuestras manos?" Miqueas respondió: "¡Levantaos, levantaos, ya que  prósperamente te levantarás, y aún más prósperamente bajarás!".

            Entonces los falsos Profetas alabaron a Miqueas como verdadero Dios, y rompieron los grilletes de sus pies.

            Josafat, que temía a Dios, y nunca había doblado sus rodillas ante los ídolos, le preguntó a Miqueas, diciendo: "Por amor del Dios de nuestros padres, dí la verdad al pueblo de Israel ¿cómo tú has visto el resultado de esta guerra?".

            Miqueas contesto: "Oh Josafat, yo temo tu cara así que te diré que he visto al pueblo de Israel como ovejas sin pastor".

            Entonces Ahab, sonriendo, dijo a Josafat: "Yo te dije que este hombre sólo predica el mal, pero tú no lo creíste".

            Entonces dijeron ellos dos: "¿Pero cómo sabes esto, oh Miqueas?".

            Miqueas respondió: "Me pareció que había congregado un concilio de ángeles ante la Presencia de Dios, y  oí a Dios decir así: ¿Quién engañará a Ahab para que vaya contra Amón y sea matado?. Entonces uno dijo una cosa y otro dijo otra. Entonces vino un ángel y dijo: Señor, yo pelearé contra Ahab, e iré a sus falsos Profetas y pondré la mentira en su boca, y así él se levantará y será matado. Y al oír esto, Dios dijo: Id entonces y hacedlo, ya que tú prevalecerás".

            Entonces se enfurecieron los falsos Profetas, y su jefe golpeó la mejilla de Miqueas, diciendo: "Oh rechazado de Dios, ¿Cuándo partió de nosotros el ángel que trajo la mentirá?   Miqueas respondió: "Tú lo sabrás cuando hayas de casa en casa por temor a ser matado por haber engañado a tu rey".

            Ellos se levantaron, entonces, y según la palabra de Miqueas sucedió el asunto. ya que el rey de los amonitas dijo a sus siervos: "Mirad que no vayáis a pelear contra el rey de Judá, ni contra los príncipes de Israel, sino matad al rey de Israel, Ahab, mi enemigo">>.

            Entonces dijo Jesús: <<Para allí, Bernabé, porque es suficiente para nuestro propósito>>.   







366