De acuerdo a esto, en verdad os digo, que la predestinación tiene como sus cimientos a la ley de Dios y el libre albedrío humarlo. Si, e incluso si Dios pudiese salvar al mundo entero para que ninguno pereciese El no quería hacer así ya que entonces privaría al hombre de la libertad, la cual El preservó para él para que pudiese despreciar a Satanás, para que este (bulto de) barro burlado del espíritu, aun cuando pecara como el espíritu hizo, pueda tener poder para arrepentirse e ir a vivir en ese lugar de donde el espíritu fue expulsado. Nuestro Dios desea, digo, procurar con Su Misericordia el libre albedrío del hombre, y no quiere abandonar a la criatura con Su Omnipotencia. Y así en el Día del Juicio nadie será capaz de presentar excusa alguna por sus pecados, ya que entonces se hará manifiesto a ellos cuánto ha hecho Dios para la conversión de ellos, y con frecuencia los ha invitado El al arrepentimiento.

CAPÍTULO 167

            Entonces, si vuestra mente no se conforma con esto, y queréis decir otra vez: "¿Por qué es así?", yo os develaré un "porque". Es éste. Decidme, ¿por qué no puede una (sola) piedra descansar encima del agua, y sin embargo la tierra firme entera descansa encima del agua? Decidme, ¿por qué es que, mientras que el agua extingue al fuego, y la tierra huye del aire, así que nadie puede unir tierra, aire, agua, y fuego en armonía, no obstante ellos están unidos en el hombre y se conservan armoniosamente?          

            Si, entonces, vosotros no sabéis esto -no, todos los hombres, como hombres, no pueden saberlo - ¿cómo entenderán ellos que Dios creó de la nada al Universo con una sola palabra?. ¿Cómo entenderán ellos la eternidad de Dios? Seguramente ellos de ninguna manera serán capaces de entender esto, ya que, siendo finito el hombre y compuesto con su cuerpo, el cual, como dijo el Profeta Salomón, siendo corruptible, oprime al alma, y siendo las obras de Dios proporcionales a Dios, ¿cómo serán ellos capaces de comprenderlas?

            Isaías, el Profeta de Dios, viendo (que ello era así), exclamó, diciendo: "¡Verdaderamente Tú eres un Dios oculto!". Y del Mensajero de Dios, cómo lo creó Dios, el dijo: "Su generación, ¿quién la narrará?". Y de las obras de Dios, él dijo: "¿Quién fue Su consejero?". Por lo tanto Dios dijo a la naturaleza humana: "Así como el cielo es exaltado sobre la Tierra, así son Mis Caminos exaltadas sobre vuestros caminos y Mis Pensamientos sobre vuestros pensamientos".

            Por lo tanto os digo, la manera de la predestinación no está manifiesta a los hombres, y este hecho es verdadero, como os lo he dicho.

            ¿Debe el hombre, entonces, porque él no puede descubrir la manera, negar el hecho?. Ciertamente, yo nunca he visto todavía a alguien que rechace la salud, aunque la manera de ella no sea entendida. Porque aun ahora yo no sé cómo Dios, por mi toque, sana a los enfermos>>.

CAPÍTULO 168

            Entonces dijeron los discípulos: <<Verdaderamente Dios habla en ti, ya que nunca hemos oído a hombre alguno hablar como tú hablas>>.

            Jesús respondió: <<Creédme, cuando Dios me escogió para enviarme a la casa de Israel, El me dio un libro como un espejo claro el cual descendió a mi corazón de tal manera que todo lo qué yo hablo sale de ese libro. Y cuando ese libro haya terminado de salir de mi boca, yo seré llevado fuera del mundo>>.


370