cuando la gente de Naím quería hacerme rey. Créeme, verdaderamente, que yo no busco nada en este mundo.

            Entonces dijo el sumo sacerdote: Queremos saber alguna cosa acerca del Mesías. Y entonces los sacerdotes, escribas y fariseos hicieron un círculo alrededor de Jesús, Jesús contestó: Cuál es esa cosa que tú quieres saber acerca del Mesías? es acaso la mentira? ten por seguro que yo no te diré la mentira. Pues si yo hubiese dicho la mentira yo hubiera sido adorado por ti, y por los escribas y fariseos con todo Israel: pero como yo os digo la verdad vosotros me odiáis y tratáis de matarme.

            Dijo el sumo sacerdote: Ahora sabemos que tienes el diablo en tu espalda; porque tú eres un samaritano, y no tienes respeto al sacerdote de Dios.

CAPÍTULO 207

            Jesús respondió: Como que Dios vive, yo no tengo al diablo en mi espalda, sino que yo busco expulsar al demonio. Así que, por esta causa el demonio agita al mundo contra mí, porque yo no soy de este mundo, sino que busco que Dios sea glorificado,Quien me envío al mundo. Por lo tanto oídme, y os diré quien tiene al demonio en su espalda. Como que Dios vive, ante cuya presencia comparece mi alma, el que trabaja según la voluntad del demonio, él tiene al demonio en su espalda, el cual le ha puesto las riendas de su voluntad y lo cabalga a su gusto, haciéndolo correr hacia toda inequidad.

            Así como una ropa cambia de nombre cuando cambia de propietario , aunque todo es la misma tela; así también los hombres, aunque ellos sean de un material, son diferentes por razón de las obras que actúan en el hombre.            Si yo he pecado, por qué no me reprendéis como a un hermano, en lugar de odiarme como a un enemigo? en verdad los miembros de un cuerpo se ayudan unos con otros cuando están unidos con la cabeza, y los que son cortados de la cabeza no pueden dar socorro.

            Porque las manos de un cuerpo no sienten el dolor de los pies de otro cuerpo, sino al de cuerpo al que están unidas. Como que Dios vive, ante cuya Presencia comparece mi alma, el que teme y ama a Dios su Creador tiene el sentimiento de misericordia sobre aquellos sobre quienes Dios su cabeza, tienen misericordia; y ya que Dios no desea la muerte del pecador, sino que espera que cada uno se arrepienta, si vosotros fueseis de ese cuerpo al que yo estoy incorporado, como que Dios vive, vosotros me ayudaríais a actuar según mi cabeza.

CAPÍTULO 208

            Si yo obro iniquidades, reprendédme, y Dios os amará, ya que vosotros estaréis haciendo Su Voluntad, pero si nadie puede reprocharme de pecado entonces vosotros no sois hijos de Abrahán, como os llamáis a vosotros mismos, ni estáis incorporados con esa cabeza a la que Abrahán fue incorporado. Como que Dios vive, tan intensamente amó Abrahán a Dios, que él no va dispuesto a matar a su propio hijo en obediencia a Dios.

            El sumo sacerdote contestó: Esto te pregunto, y yo no busco matarte, así que dinos: quién fue este hijos de Abrahán?.Jesús respondió: El celo de Tu Honor, oh Dios, me inflama, y yo no puedo contenerme. En verdad yo digo, el hijo de Abrahán fue Ismael, de quien debe descender el Mesías prometido a Abrahán, que en El todas las tribus de las tierras serían bendecidas.



391